Hura crepitans

Taxonomía

Reino: Plantae
División: Magnoliophyta
Clase: Magnoliopsida
Subclase: Rosidae
Orden: Malpighiales
Familia: Euphorbiaceae
Subfamilia: Euphorbioideae
Tribu: Hureae
Género: Hura
Especie: H. crepitans
L.

Descripción:
Porte:alcanza alturas de hasta 45m, y diámetros de hasta 3m. En el bosque desarrolla un fuste recto, cilíndrico, sin ramas en su mitad inferior, gambas grandes. En sitios abiertos es más corto, grueso, ramificado y a veces torcido.

Copa:amplia y extendida, con ramas gruesas horizontales y ramillas colgantes.

Corteza: de color gris pálido o café claro, densamente cubierta por espinas duras, gruesas, cónicas y afiladas.

Hojas: simples, alternas, acorazonadas, de 4-12 cm de ancho y 5-15 cm de largo, de borde aserrado, peciolos largos.

Flores: la especie es monoica. Flores femeninas solitarias, de 4-7 cm de longitud, color rojo púrpura; flores masculinas de color rojo, agrupadas en espigas de 12 a 16 cm de longitud, péndulas.

Frutos: cápsulas leñosas, explosivas (ver caja), semejantes a pequeñas calabazas, de 6-12 cm de ancho. Las semillas son aplanadas, 2-2.5 cm de ancho, de color beige opaco, con una testa dura y quebradiza.

La madera:
La madera es liviana, sin olor ni sabor característicos, La albura es de color blanco cremoso, con transición gradual al duramen, de color pardo amarillento o gris oliva. El grano es recto a entrecruzado, textura media, brillo mediano. Es moderadamente difícil de cepillar aunque da un buen acabado; acepta bien el moldurado, taladrado y torneado y es fácil de encolar. La madera seca se trabaja bien, pero si está aun un poco verde puede formar superficies rugosas y grano levantado. Presenta buena durabilidad natural incluso enterrada, de resistencia variable a los hongos, y muy susceptible al ataque de termitas de madera seca y a la mancha azul.

La savia es cáustica y venenosa, irrita la piel y puede causar ceguera temporal. El aserrín es también irritante, por lo cual se requiere el uso de máscaras y gafas protectoras al trabajarla.

Propagación
Normalmente no se aplican tratamientos pregerminativos, aunque en algunos viveros acostumbran colocar las semillas en agua durante 12 horas antes de la siembra. La germinación es epígea y puede iniciarse desde los 6 días después de la siembra. Se puede realizar siembra en cajas con arena para repique posterior o directamente en las bolsas. Los brotes se alargan unos 12 cm antes de que abran los cotiledones. Luego se producen las primeras hojas y el crecimiento procede rápidamente. Si la siembra se realiza en cajas, el trasplante debe hacerse preferiblemente tan pronto como emerge la radícula, ya las plántulas más grandes son suculentas y pueden ser dañadas fácilmente en el proceso. Si se siembra directamente en las bolsas, se sugiere colocar 2-3 semillas por bolsa, y una vez que emergen las plantas se selecciomenor na la mejor y se eliminan las demás, preferiblemente cortándolas con tijeras finas en vez de halarlas, para no dañar el sistema radical de la planta que queda. Se debe proporcionar sombra leve a las plantas. El crecimiento es rápido y las plantas pueden alcanzar alturas de 50 cm en 3 meses y medio.

Plantación
No existe mucha experiencia con plantaciones de esta especie. Para plantaciones puras se han sugerido espaciamientos iniciales desde 3x3m, hasta 10x10m en sistemas de enriquecimiento de bosques. La especie también se presta para el manejo de la regeneración natural. Las estacas de ramas jóvenes enraízan con facilidad, de manera que es posible utilizarlas para el establecimiento de cercos vivos.

Manejo
Las plantas jóvenes son tolerantes a la sombra, y pueden sobrevivir por dos años o más bajo la sombra de otros árboles, o crecer a través de doseles ralos de vegetación secundaria, pero normalmente requieren claros para una buena regeneración y crecimiento posterior. El árbol adulto es demandante de luz. En suelos aluviales húmedos los árboles pueden competir bien con la maleza, pero si se pretende plantar en sitios más secos, donde el crecimiento es selecciomenor, se requiere un control intensivo de malezas para asegurar un buen establecimiento.

Semilla
Se recomienda recolectar los frutos cerrados del árbol o cuando unos pocos ya han abierto en forma natural. Se deben trasladar en sacos cerrados, para evitar explosiones del fruto y exponer al sol dentro de mallas o zarandas para que se separen sin pérdida de semillas. Hay típicamente entre 360 y 1000 semillas por kilogramo. Bajo condiciones ambientales se ha logrado almacenar hasta por nueve meses.

Ecología
H. crepitans es una especie heliófita típica del dosel de zonas húmedas y cálidas, con precipitaciones superiores a los 1500 mm anuales y temperaturas medias de 20 a 32°C. En Costa Rica también ocurre en el bosque seco. Crece a altitudes desde 0 a 1000 msnm, pero típicamente se encuentra a elevaciones inferiores a los 400 msnm. Prefiere suelos fértiles, y puede tolerar un rango amplio de pH, entre 5 y 8. Se desarrolla mejor en suelos limo-arenosos y planicies aluviales, aunque tolera suelos arcillosos mal drenados. Ocasionalmente crece como árbol ripario o en pequeñas colinas poco pronunciadas, siempre que haya suficiente humedad en el suelo. Su regeneración normalmente no es abundante, aunque puede ser frecuente en algunos sitios. En el bosque el árbol desarrolla un fuste recto, mientras que en sitios abiertos el crecimiento es mayor, pero el fuste tiende a ser más corto, grueso, ramificado y a veces torcido.
Natural
Se extiende desde Costa Rica, en ambas vertientes, hasta Bolivia y el sur de Brasil. En las Antillas, desde Cuba y Jamaica a Trinidad y Tobago. En ocasiones es considerada nativa de Puerto Rico, pero probablemente fue introducida en tiempos precolombinos.
Plantada


Se planta en Brasil, Hawaii, Florida, California, Bahamas, Indias Occidentales, y la zona tropical del Viejo Mundo. Se ha naturalizado en África Occidental

Usos

La madera se utiliza para construcciones interiores y carpintería general, cajonería liviana, partes internas de muebles, molduras. También chapa, contrachapado, tablero de partículas y material de relleno. Por su durabilidad también sirve para empalizadas en los ríos, diques y pequeñas embarcaciones. Antiguamente se hacían canoas vaciando un tronco. Se recomienda su uso para relleno interior de contrachapado decorativo. También es utilizada para postes de cerca, leña y carbón. Las hojas hervidas, usadas externamente se usan para abscesos. Aplicadas como una compresa sirven para torceduras y golpes, reumatismo y dolor de cabeza. La semilla y la savia fueron usados en el pasado como purgante y para tratar diferentes males, pero no se recomienda su ingestión en ningún caso, ya que pueden causar náuseas, vómitos, diarreas e incluso la muerte. Las semillas tostadas, sin embargo, pueden darse como alimento a pollos. La savia se ha usado, manejándola con cuidado como barbasco para capturar peces, pero esta es una práctica que no recomendamos ya que puede causar ceguera en muchos animales marinos y no solo en aquellos que se quieren obtener.

Los frutos secos han sido utilizados como joyeros. El aceite de la semilla parece ser bueno para fabricar linóleo, jabones industriales y barnices.

Un jugo cáustico venenoso secretado por todas las partes de la planta causa irritaciones de la piel y puede ocasionar ceguera temporal en humanos y animales. El aserrín es también tóxico

Sobre Mario Alejandro Lima Cruz 119 Artículos
Estudiante de Ingieneria Forestal de la Universidad de Pinar del Rio,amante de la fotografia de naturaleza.Originario de la ciudad de Cienfuegos,Cuba

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*